jueves, 3 de noviembre de 2011

Odiar.

El que odia puede ser ruin, cruel e injusto.
Pero lo odiado es el desencadenante.

¿El fin justifica los medios?

1 comentario:

  1. Supongo que como en todo, hay que encontrar un equilibrio entre lo que se odia y lo que se ama. El odio por el odio no conduce a nada, pero tampoco el amor por el amor.

    En cuanto a la pregunta supongo que depende de cada situación y cada momento, a veces sí, otras no. Nada es blanco ni negro :-) vivan las escalas grises.

    ResponderEliminar