sábado, 17 de octubre de 2015

La vida moderna

Y tu pulso tamborileaba en mis sienes y muñecas como diminutas patas de ciempiés.
Y nos repartíamos los labios y los dientes y el hipo y del alfabeto las impares.
Y en tus dedos yo tocaba mis canciones, dedos de teclas de celesta.
Maga.



Me queda un diecinueve por ciento de batería, y después me apagaré.

Tú, que ya no tienes nombre ni rostro para mí, recargas ahora otras pilas, otros cuerpos que nos alejan inexorablemente. Irremediablemente. Parecía que tu clavija no podría encajar en ningún otro lugar que no fuera mi mente, que mi puerto era tu puerto y nada más, o eso prometías. Pero mis terminaciones nerviosas no eran tus únicas conexiones compatibles, y ahora gasto mi última energía, empecinada y malherida, en borrar tus datos. La malgasto.
Tal vez ya no tengas nombre ni rostro, pero sigues siendo recuerdos. He conseguido provocarme lagunas considerables, incluso alterar mis archivos y modificarlos. Dejé entrar nuestro final como un virus en mi memoria y desconecté la seguridad para que el mal me deteriorara a su paso. Libre, salvaje, sádico y certero. Pero aún siguen quedando recuerdos. Pantallazos que suben de pronto el brillo y me ciegan. Imágenes que me hacen chisporrotear muy adentro y me electrocutan las sienes. Palabras que se clavan practicando lobotomías en mi cerebro.
Sí, todo esto es sólo una burda metáfora moderna para decirte que me has dejado obsoleta, sin cargador, al borde de la muerte, como esos aparatos que después de un tiempo dejan de funcionar simplemente porque sí. La obsolescencia programada. La fecha de caducidad. Me programaste y ahora mi ciclo vital llega a su fin. Ahora que el amor parece un programa que puedes descargarte y que la vida se puede reiniciar con un botón. Ahora que veo tu foto en las redes antisociales y sólo veo un pez que me olvidó y siguió nadando ventiún segundos después. Ahora que el corazón se actualiza a golpe de click y que casi todo ha perdido su valor.

Me queda un diecinueve por ciento de batería, y, después, me apagaré.

18 comentarios:

  1. Devastador. Me gustó con el sinsabor de nuestra cosificación. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Devastador es un gran adjetivo :) muchas gracias, un abrazo!

      Eliminar
  2. "Usar y tirar", parece ser la filosofía que rige los artefactos y los sentimientos modernos. Pero un 19% no es cantidad desdeñable, puede ser también un punto de arranque para una nueva recarga que, seguramente, tampoco será definitiva. Hagamos cualquier cosa para no descargarnos totalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desdeñable, bonita palabra. Ya lo dice M-Clan, lo de usar y tirar, la vida moderna que es demasiado moderna para los sentimientos. Hagamos cualquier cosa Diego :)

      Eliminar
  3. ¡Genial metáfora,genial también tu desahogo!...Genial, que las dos sabemos que te queda batería para largo, aunque tu estado actual te indique un diecinueve por ciento. Me ha gustado muchísimo, y ya sabes lo que toca, ¿verdad?, toca cargar esa batería :)

    Besos Patricia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sofya :) las dos sabemos que tú tienes también energía para dar y repartir, mujeres luchadoras!jajaja me cargo al leer vuestras buenas palabras :) un besazo gigante!

      Eliminar
  4. REDIEZ, lo leo y no sé qué decirte, Patricia. Quizá reiterar la idea que ya te comenté en un post anterior, esto es, una persona tan sensible como tú merece encontrar al amor de su vida, y si me preguntas...yo pongo la mano en el fuego en que lo hallarás, ESTOY SEGURO DE ELLO. Quizá sea muy antiguo en mi forma de pensar, pero apuesto a que lo hallarás en una deliciosa tarde cuando el sol está a punto de irse a dormir y mientras contemplas la alfombra de otoño en un bonito parque. APUESTO POR ELLO (Y hazme caso: vengo de familia celta por parte de madre y ya sabes que somos medio magos, jajajajajajajaja...)

    UN REQUETEBESAZO, ARRIBA ESE ÁNIMO Y QUE LE DEN A LOS MEGAS, GIGAS, CPU's y demás mandangas tecnológicas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oi oi oiii la alfombra del otoño, deliciosa tarde... con eso es que uno se enamora sin quererlo ni beberlo!jaja Estoy mejor de ánimo estoy mucho mejor que cuando escribí aquello sobre el amor, aún así en dolores y tristezas anteriores toma una inspiración para escribir y soltar lastre!
      UN REQUETEABRAZO TAMBIÉN, Y MIL GRACIAS POR LOS ÁNIMOS :D :D :D ayudan de verdad, aunque también lleguen por vía tecnológica!! :D

      Eliminar
  5. Con lo bonito que era escribir con pluma... Obsoleto también ahora pero con el uso se hacía cada vez más suave su pasear por el papel. Necesitaba tiempo y reflexión. Y no cables y baterías.
    Aunque gracias a estos cables nos has dado la oportunidad de leerte un texto soberbio (uno más ;)
    Aprovecha esos 19% escribiendo una lista de proyectos y prioridades sin contar con baterías ajenas.
    Abrazote grande, Patricia guapa. :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a esos cables he tenido la oportunidad de conocerte :) tiene muchas cosas buenas la vida moderna, yo sigo escribiendo a mano y mucho, es siempre infinitamente más especial y personal.
      Después de soltarlo y de vuestros comentarios, la batería va poco a poco cargándose ;))
      Gracias siempre Fram, un besazo!

      Eliminar
  6. Obsolescencia programada, original visión de las relaciones humanas que van construyendo lo que somos. Somos lo que nos devuelve el otro. Y un@ solo se conoce bien cuando intima con otra persona, cuando comparte lo que cree que es. Así el amor nos reprograma. Lo terrible es verse en el espejo roto. Sentir que éramos una versión de prueba, cuando parecía que éramos indispensables para que todo funcionara...

    Muy original texto, Patricia, y muy profundo. Deja tocado... como toda mirada certera. Pero es más soportable siempre con tu estilo :)

    Un abrazo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Versión de prueba...no se me ocurrió esa idea! Es genial también como metáfora, eso nos hacemos sentir los unos a los otros a veces, sí. Gracias por tus ideas Andoni, me gusta leerte, y por pasarte :)

      Un abrazo grande!

      Eliminar
  7. Patri, que bien sabes definir ciertas sensaciones.
    Con el 19% aún estamos a tiempo de salir disparadas pa encontrar algún enchufe, si es que disponemos de la clavija adecuada claro...si no, ya sabes, corre corriendo a buscarla en la tienda más cercana, nunca es tarde :)
    Un beso, guapa escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí! Gata, corramos en busca de esos enchufes, digo yo que más de uno habrá :D y si no, autocarga! Jajaja
      Un besazo grande, y gracias por lo de escritora, me ha puesto los pelos de punta :) espero que estés muy bien!

      Eliminar
  8. un estilo inconfundible tiene el texto
    Tu sabor de letras

    ResponderEliminar
  9. Si te apagas te enchufo y listo. Te cambio el sistema operativo y a volver a dar guerra.

    Te conozco y sé que vas a estar un rato riéndote de la primera frase ¿y qué le hacemos si nosotros estamos hechos de risa?

    Hale, un beso, murcianica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Hechos de risa. Siempre consigues enchufarme, hoy has podido!!!
      Que te bailo el agua! jajaja
      Un besazo mi madrileño!

      Eliminar