domingo, 20 de mayo de 2012

Al filo del rescate.

"Que nadie lo olvide: si somos millones los que damos un paso, daremos un gran salto".

No sé si estamos haciendo oídos sordos, o si son ellos los que nos tapan las orejas con sus manos enredadas de hilos políticos. No sé qué definición tiene hoy el poder, pero sé que no es nuestro, y sé que nos falta mucha conciencia social.

Porque en Europa nos creíamos del Primer Mundo, y no somos mejores que nadie.

Niños que no tienen para comer y se desmayan en la escuela, trabajadores que se suicidan antes que rebuscar en la basura, gente que duerme y vive en las calles, familias con el apellido Endeudados, enfermos expulsados de los hospitales, padres que no llegan a fin de mes, hijos que no pueden ir a la Universidad.
Harían falta cuatro años entregando hasta el último euro que genere este país para saldar la deuda. ¿De qué nación es esa deuda, qué le deben los ciudadanos a un mundo que sólo les pide y no les da?

Ésta no es la España en la creí nacer, y sobre todo, no es en la que quiero vivir. Me duele Europa, me duele mi país. Me duele no saber que hacer, y sobre todo, me duele el futuro.
¿Qué futuro tenemos derecho a esperar? ¿Qué pasado hemos destrozado para llegar a esto?

Es el momento de actuar, tan bueno como otro cualquiera, tan malo como todos los momentos que hemos desaprovechado. "Si somos millones los que damos un paso, daremos un gran salto". Ahora.

¿El saber es poder? No, el poder es poder. Primera cosa que tiene que cambiar.
Por eso, sea cual sea tu ocupación o tu trabajo, hazlo lo mejor posible. Estudia más que nadie para que no puedan arrebatarte un porvenir, trabaja más horas que nadie para garantizarte lo que no te van a regalar, lucha por ti y así estarás luchando por esta sociedad que se muere.

Ellos no se van a rendir, tenemos que ganar nosotros.

(Para tener un poco más de miedo, o para intentar ahuyentar al lobo, ver este reportaje.)


2 comentarios:

  1. Creo que en este país nos ha faltado siempre mucha unión y mucha cultura social. Dicen que somos un país solidario, que cuando pasa algo nos volcamos enseguida, ¿entonces por qué no hemos salido a la calle en masa para parar este atropello? ¿por qué no saltamos enfurecidos cada vez que nos recortan un derecho que nos ha costado años ganar? Porque aquí, mientras no nos toquen lo que nos afecta directamente a nosotros, nadie mueve un dedo, es triste pero es así. Y mientras tanto nos dejamos hacer...

    Y claro que no se van a rendir, hace un año Concha Caballero escribía este artículo en "El País" http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/01/18/andalucia/1358541477_909155.html

    Y nosotros, habremos pasado por el aro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen día del 2014...o del 2015...o del 2016...la conciencia social no cambia, los políticos y corruptos empeoran, la situación cada vez es más patética. Lo más triste de todos estos artículos y cosas que escribimos, es que continuarán siendo verdad pasen los años que pasen.Estoy de acuerdo en lo que dices Óscar, gracias por el artículo, es genial; y ojalá no hubiera que leerlo.

      Un abrazo!

      Eliminar