jueves, 17 de abril de 2014

Carta en el buzón de espera.

Me prometiste que no pasaría nada, pero aquí me encuentro, con la desazón pintada en el rostro. Llevo demasiado tiempo esperando, y no ceso de preguntarme, ¿a qué esperas tú?
Dijiste que todo estaría bien, que sería rápido, que en breve volverías a mi lado de nuevo; en vez de eso, me desvanezco cada día un poco más, noto que mi cuerpo disminuye densidad, como un globo perdiendo aire, soltando lastre. He pinchado y descarrilo, la inquietud habita mis avenidas por lo demás desiertas.
No me gusta la respuesta que me da el silencio cuando le interrogo exclamando, ¿se habrá olvidado de mí? Esa respuesta callada me hace languidecer. Entonces siento que me esfumo, que a ratos soy sólo humo, un mero recuerdo, una vaga presencia que camina de puntillas mientras la habitación se hace inmensa y me traga.
Si tú no estás para mirarme no existo en los espejos. Si no me tocas no soy carne, si no me hueles no expulso aliento, si no me escuchas no tengo voz. Tal vez he olvidado quién soy mientras esperaba para volver a serte.
Y es esa espera la que me asesina, consciente e impasible, como un dibujante que corrige trazos y los difumina con el dedo, o los borra y vuelve a dejar el papel en blanco. Mis esquinas se vuelven diáfanas, mis rasgos inconclusos; existo a medias, soy casi un ser incorpóreo que lucha por hacerse materia imaginando que cruzas de una vez la puerta. En lugar de eso los fantasmas atraviesan las paredes, mueven las cortinas con una cadencia siniestra, imitan tus labios deletreando cosas que no quiero oír, cierran grilletes negros en torno a mis tobillos traslúcidos para que no pueda escapar. Me están ganando.
No, no fueron mentiras. No. Pero entonces, dime, a qué estás esperando, por qué siento que el pasado se borra. Dime, por qué ya no te acuerdas de mí. 


Encontré estas líneas en una nota a medio doblar al lado de un sobre vacío, no le dio tiempo a escribir el destinatario; debió desvanecerse suspirando con los dedos las últimas palabras, y desapareció.




Epílogo (in)esperado

Pero del buzón de su casa, aquél que no bajó a revisar antes de evaporarse, sobresalía una postal. En el reverso de la fotografía del paseo del puerto se leían unas líneas apresuradas, que formaban carriles evocando el bidegorri.


Tú y yo reescribiremos las fechas, y el miércoles, que viene, será de ceniza. Porque sólo quedará eso cuando nos juntemos. Porque saltarán chispas, y está latente, bajo nuestros corazones, el fuego ardiente y desesperado que originará el desastre. Te quiero, y nada se diluye, porque nuestro amor no es una acuarela, sino una escultura sincera. Espérame, estoy corriendo, te estoy recorriendo. No habrá censura. Ya llego. Espéranos.

13 comentarios:

  1. Falta la otra risa, la otra copa, el otro cubierto... en lugar de personas, fantasmas, en lugar de voces, silencio que devora todo como un agujero negro. Creo que no hay peor sensación que dejar de ser para alguien a quien quieres (tremendo ese "volver a serte").

    Besote!
    Andoni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Andoni, y como describes, las parejas disparejas: el otro lado de la cama, la otra toalla en el baño, etc... Gracias por leerme y hacerte parte del texto :)
      Abrazo!

      Eliminar
  2. No hace mucho, sentí este texto de Galeano punzando con cada letra:

    VENTANA SOBRE UNA MUJER
    La otra llave no gira en la puerta de calle.
    La otra voz, cómica, desafinada, no canta desde la ducha.
    En el baño no hay huellas de otros pies mojados.
    Ningún olor caliente viene de la cocina.
    Una manzana a medio comer, marcada por otros dientes, empieza a pudrirse sobre la mesa.
    Un cigarrillo a medio fumar, muerto gusano de ceniza, tiñe el borde del cenicero.
    Pienso que debería afeitarme.
    Pienso que debería vestirme.
    Pienso que debería.
    Llueve agua sucia dentro de mí.

    Abrazo, Patricia! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de CORAZÓN por compartir esta maravilla conmigo, me encantó.
      El final es tan culminante, llueve agua sucia! Con la connotación tan hermosa que es la lluvia que limpia y renueva, con eso expresa tal desesperación! Y con todo lo anterior.
      Es precioso. Abrazo Andoni :)

      Eliminar
  3. Como siento que esto ya lo he leído en algún sitio (¿por qué será?) y ya te di mi opinión y me llaman el "tonto de las canciones" te dejo una canción que podría ilustrar perfectamente esta entrada.

    https://www.youtube.com/watch?v=lHoZ1ZPosZY

    Muacks!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) pues yo te llamaré el tonto acertado de las canciones.
      Posiblemente tenga miedo a echarme a andar por si llego al final...y no estás.
      Es preciosa, gracias Oski.

      Eliminar
  4. Es la segunda vez que lo leo, lo hice ayer, es un texto cargado de emoción, de sentir, es muy profundo...
    Tal vez mañana vuelva a leerlo.
    Gracias Patricia
    Besos :)

    ResponderEliminar
  5. Como te dice Andoni: "Creo que no hay peor sensación que dejar de ser para alguien a quien quieres"
    Un abrazo grande, grande, mi niña. :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andoni ha dado en el clavo con esa frase. Gracias Fram, abrazo recibido y reconfortante como pocos, te mando miles de vuelta llenos de gratitud :D :D :D

      Eliminar
  6. Creo que me falla algo al dejarte mis comentarios, ayer lo hice, y bueno, es tan bonito el texto que me he vuelto a pasar para ver si hoy funciona. No tengo mucho que decir, pues me parecen unas palabras tan sentidas y profundas que lo único que estoy haciendo estos días es leerlas y leerlas, y con hoy ya van tres lecturas.
    Simplemente quería decirte eso, que me encantan y que en su profundidad se vislumbra una pena de muy difícil cura.

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Créeme, Sofya, que no falla nada. Y créeme porque para mí sólo el hecho de que me leas ya es un mundo de gratitud, imagina que encima me dices que me has leído varias veces! Yo te doy las gracias a ti por leerlo. Infinitas.
      Me trasmite mucho que las encuentres profundas, me halaga y sobre todo me hace pensar que algo consigo al pasar las palabras al "papel" (virtual).
      Gracias inmensas de nuevo por el honor de ser leída, un abrazo grande.

      Eliminar
  7. No sé muy bien que poner después de esto, es de los mejores que has escrito (mejor lo diré subjetivamente: es de los que más me han gustado con mucha diferencia), tiene una sensibilidad tremenda.

    Un abrazo : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces yo tampoco sé que poner ahora, eso que me escribes significa mucho :)
      Me alegra que te haya gustado, y que te ha llegado, pues así debe ser si captas esa sensibilidad.
      Abrazo de vuelta a Murcia :)

      Eliminar