sábado, 28 de diciembre de 2013

#12 El mismo fuego. (Biblioteca de cámara)


Es éste un libro que he leído con gran cariño pero no por ello con gafas subjetivas. Después de unos días sumergiéndome en sus páginas con cuidado y esmero, puedo decir, objetivamente, que es un placer que esas historias hayan salido de los cajones de juventud donde se hallaban reposando.

Se trata de diez relatos enmarcados bajo la exclamación de Fausto: "¡Siempre el mismo ardor y siempre el mismo fuego!", título que le viene muy a tono, pues aunque sean historias dispares y variopintas, cuando terminas de leerlas dejan en el lector, a mi juicio, un poso común: quimeras. Y es que los personajes de estas páginas viven entre la insatisfacción y los anhelos, en un estado a veces onírico, a veces simplemente falso; la realidad y la ficción se mezclan en habitaciones llenas de espejos, de vidas paralelas y ajenas usurpadas, de frustraciones.

Aunque breves, son historias que sorprenden y no dejan indiferente; tras muchas de ellas me quedé pensando que encantada compraría un libro más largo que continuara lo aquí empezado.
No desvelaré nada del contenido, ¡hay que leerlo!, pero destacaré, por ejemplo, "El corazón helado", historia que me sobrecogió y apenó, y me dio mucho en qué pensar; "Soñando Praga" y "Al final del pasillo", ambas para mí un recordatorio de que no hay que contentarse sino salir a soñar y buscar la vida que uno desea; y "Divergencia" y "Su canción", originales y misteriosas, las que más me engancharon.

Si algo quiero también destacar (además del estilo, a veces más casual, a veces más cuidado, según requiriera la ocasión, que me ha gustado), es que de las páginas de esta novela se desprende cultura, y no sólo literaria, sino musical, ajedrecística, o periodística (el escritor es periodista, en algún relato tenía que reflejarse).

En conclusión, en mi humilde y honesta opinión, es un libro que entretiene, que sorprende, y que deja una cierta incomodidad reflexiva, positivamente hablando, pues invita a sincerarse con uno mismo y valorar cuánto se tiene en común con estos personajes que viven frustrados o engañados. También es un libro que da ganas y alas para escribir.


Así pues, ¡enhorabuena, paisano! A mí, me ha encantado.

6 comentarios:

  1. No conocía a este escritor murciano y, además, lorquino (tan cerca de Caravaca :), que parece beber de las (maravillosas) fuentes de Cortázar, García Márquez y Goethe (por la foto ¿tuya?). Y es que por nuestros "alreores" existen muy buenos escritores (Luis Leante, Sánchez Robles y el inolvidable Gregorio Javier por citar a tres caravaqueños) Besico de feliz fin de año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Diego, la foto es mía y la puse así por eso :) Tomo nota de esos escritores que me dices, ¡hay que promover la cultura regional! Que hay muy buenas voces a las que no se oye por estar tan lejos de la capital. Si tienes oportunidad, este librito te gustara, ¡te lo dice otra lorquina! :) abrazo y feliz fin de año!

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias por la reseña. Pero, sobre todo, lo que más me alegra es que te haya gustado. Saludos!

      Eliminar
    3. Gracias a ti de nuevo Lázaro, y gracias por pasarte! :)

      Eliminar
  2. Otro a la lista de libros pendientes, a este paso necesito cuatro vidas para leerlos todos jajaja. He investigado un poco sobre el autor y el libro y creo que me puede gustar.

    Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me pido las 7 vidas de los gatos! jajaja síii cuando vengas a Murcia te lo consigo, que es lorquino el autor, tienes que leerlo :)

      Eliminar