jueves, 6 de marzo de 2014

Ojalá que llueva

"This morning, with her, having coffee."
Johnny Cash, when asked for his description of paradise.


Ya no recuerdo cómo pensé en empezar estas líneas, porque en verdad sé que ahora poco importa lo que pueda añadir. Esta condensación de palabras se pega a mi piel como se adhieren a un enamorado los malos presagios, y alguien dijo que el asesino sabe más de amor que el poeta.

Lo pensaba esta mañana, a solas conmigo y sin mí, mirando por la ventana mientras sostenía la taza de café, muy amargo, y volaba a mi frente aquella frase de Johnny Cash. El paraíso ahora está muy lejos, quién sabe si siquiera llegó a existir entre nosotros; eso es lo que me cuentan las gotas de agua que intuyo moverse entre las nubes, abrazadas a su esponjosidad y resistiéndose a caer, negándonos una lluvia que limpie esta ciudad y esta sensación de asfixia desde que ya no estás. 

Desde mi segunda planta se adivinan los mendigos tomando posiciones en las esquinas y en los portales, agazapándose en peldaños que son pie de ventanas de bancos y oficinas, esas que anuncian que un futuro mejor es posible, que los sueños se hacen realidad. Un hombre sujeta una caja de cartón con piedras para que no se vuelen sus escasos euros; en el cartel en que apoya su espalda raída, el famoso de turno muestra una sonrisa blanqueada y finge credibilidad. Todo el escenario que diviso me parece una farsa. No quiero bajar ahí. Ahora ese mundo no tiene sentido, si es que alguna vez mereció tenerlo.

Dando vueltas con la cucharilla, se forman torbellinos en el líquido que vaticinan tormenta. Sin leerlos, sé que los posos del café advierten que nunca volverás, que las líneas de las palmas de mis manos no eran simétricas a las tuyas, ni siquiera compatibles. Apuro el último trago deseando que sepa a whisky maltés, y dejo que mis ojos vaguen por el horizonte, si acaso esperando que las nubes se apiaden de mí y vuelva a llover café en el campo.

20 comentarios:

  1. Tus textos tienen una vida que escapa de las palabras y se adentra en el lector para llevarle a sitios que ha visto, otros que intuye, y otros que vendrán. Con esos contrastes y conceptos que participan de la acción consigues estremecerme: son las gotas de lluvia las que se resisten a acabar con tu asfixia; los mendigos solo toman posiciones, y lo hacen en las oficinas del poder financiero; sus cartones son sus euros y la cara de la moneda es la que tenemos que desear tener los otros mendigos...

    Si alguna vez he de mendigar algo, que sea otro de tus maravillosos textos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me merezco tantísimo halago Andoni :) no sé cómo agradecerte semejantes palabras, muchas gracias, me encanta que te guste y te llegue. Un abrazo!

      Eliminar
  2. "A solas conmigo y sin mi" todo eso y mucho más.
    Patri, escribes maravillosamente. Sigue.
    Un besazo de identificación contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de corazón gata, la identificación ayuda tanto a no sentirse sola en el campo de batalla :) sigo, sigamos! abrazos :)

      Eliminar
  3. "las líneas de las palmas de mis manos no eran simétricas a las tuyas, ni siquiera compatibles."... Suele ocurrir... y si me apuras, ni siquiera juntando las tuyas, como rezando, lo son ;)
    "De vez en cuando la vida
    toma conmigo café..."
    Besotes ululando :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, desde luego, no me echa para atrás la dismetría, la incompatibilidad sí :(
      :) brindo contigo con mi taza de café, que te sea muy dulce, y gracias, comme toujours.
      Besos voladores!

      Eliminar
  4. La calidez de los sentimientos y la frialdad de la vida real se reflejan el el mismo espejo a traves de tus palabras. ¡Tu vales mucho, Nena!
    Un besazo Patricia, me encantó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una contradicción tan dura que cuando uno se da cuenta cuesta mucho seguir.
      Gracias Clara, me animan muchísimo tus palabras!!!
      Un abrazo grande :D

      Eliminar
  5. Somos de secano, Patricia, qué le vamos a hacer. Pero cuando llovemos desbordamos las ramblas :) Besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén, no podría expresarse mejor. Besico de vuelta.

      Eliminar
  6. Triste estampa... pero tan bonitamente descrita!
    Muchas esperas y vaticinios entre letras me transmitieron esperanzas que se mienten a si mismas sobre un futuro en el que no quieren o pueden creer para ser esperanzas socialmente más correctas
    Me alegra que tus letras no se pierdan en demasiados remolinos y tormentas
    ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intentan no hacerlo, pero el impulso es máximo a veces!
      Gracias por leerme, me alegra que te guste, intentemos no perdernos :)

      Eliminar
  7. La lluvia es una bonita manera de renovar el aire y renovar el alma, igual que las lágrimas...Tus letras me han emocionado, tu capacidad de expresar sentimientos hace que no sea nada difícil identificarse con tu sentir, así es que sentir contigo es tan fácil...

    Un beso Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Sofya, de alguna manera se refiere también a esa forma de lluvia que tampoco podemos controlar.
      Me conmueve que te haga sentir, gracias como siempre por pasarte y darme el honor de leerme.
      Un abrazo!

      Eliminar
  8. Llover siempre acaba llovendo, tarde o temprano. Pero la lluvia purifica y limpia, así que cuando llega es mejor salir sin paraguas y dejarse calar un poco.

    Después nos secamos y a seguir :-)

    Comentario corto pero conciso, espero que entiendas lo que trato de decir.

    (Uh,uh.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin paraguas pero siempre con botas de agua, no conozco mejor alegría para el espíritu infantil que saltar entre charcos :D

      Entiendo perfectamente, de pájaro a pájaro, uh uh :)
      Gracias, tú.

      Eliminar
  9. Cuidado con los pensamientos de café..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tengo, que luego me dan taquicardias.
      :)

      Eliminar
  10. Lloverá tantas veces en el campo que alcanzaras el aroma de la hierba mojada con el sabor de la ausencia. La tormenta dibujará nuevos surcos por el campo plantado, crecerán lindas violetas que adoraran tus pasos y te hablarán al oído cada primavera. Mil girasoles iluminarán nuevos caminos y horizontes para destapar tu belleza. Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que la primavera ya ha llegado hasta este rincón con tus bellas palabras, gracias por escribir esto, los nuevos surcos, los nuevos caminos y horizontes, la palabra nuevo es a veces tan necesaria. Mil besos de vuelta Pedro, gracias infinitas por leerme y escribirme con este aroma de flores y esperanza.

      Eliminar