sábado, 1 de febrero de 2014

Espejismo al óleo

Él tocó a la puerta, dos golpes secos, y ella tuvo miedo de abrir y dejar a la sequía entrar de nuevo.
Pero esta vez no era una tierra árida y reseca la que pedía permiso para regresar, aunque el golpeteo sonara hueco y corto; de alguna forma el manantial se había llenado y lo supo nada más verse en el reflejo de sus ojos acuosos por las lágrimas y por el pasado, que estallaba detrás de las pupilas desvelando más secretos de los que son capaces de confirmar las palabras.
Con otro golpe seco cerró la puerta tras de él, los diques estaban a punto de rebosar en forma de tormenta pacífica esta vez, y ella esperaba con el paraguas cerrado, como una bandera blanca ondeando al viento; una declaración de intenciones, una intención declarada, clara y limpia.

Si hubo tiempo que perder, no lo supieron, porque todos los relojes se pararon, y sólo horas después, cuando tuvieron que volver al mundo real, vieron como ni siquiera ellos estaban de su parte y les habían mentido, haciéndolos creer que podían ralentizar los minutos a su antojo, ahora que era tan necesario.
Pero esa tarde el desierto del espacio-tiempo estaba encerrado tras la puerta, y al otro lado, donde respiraban ellos, todo eran espejismos anhelados: los relojes no existían, ni las excusas, ni las razones, ni los despropósitos, ni siquiera los problemas. A ese lado del refugio sólo brotaba el agua, las sábanas vertían blancura sobre la oscuridad acuciante que clamaba fuera, y la nube de lluvia asomaba de poco a poco por el lagrimal, de forma necesaria y reparadora.
La tarde era un lienzo y ellos los colores. Él jugaba con el cabello de ella, tomando entre sus dedos mechones de pelo a modo de pincel, acariciando sus facciones y difuminándolas, dibujando en su frente besos que florecían y lo llenaban todo de luz. Ella se dejaba hacer, sumida en una tregua de paz de la que no quería firmar el final. La tarde era un lienzo y se negaban a dar la última pincelada.

Pero al final, llegó el final, y la puerta empezó a temblar, no pudiendo soportar más la presión de retener el mundo ahí fuera por más tiempo, por nobles o bellos que fueran los motivos. Que el mundo se para sólo para los que aman sin condición.
El lienzo de la tarde se había vuelto negro noche y en ciertas coordenadas brillaban ya tímidos algunos cuerpos celestes. Cuando resignados se despidieron fue necesario abrir el paraguas para no inundar la habitación, y pensaron que quizás, sólo quizás, podrían trazar un mapa en el cielo y dibujar, uniendo algunas estrellas, una constelación para ellos, donde pudieran algún día volverse a encontrar.

14 comentarios:

  1. "maravilloso, milagroso, fenomenal, prodigioso, asombroso, admirable, singular, increíble, grandioso, pasmoso, extraordinario"... o más sobriamente y con P de Patricia : "portentoso" ;)
    Una nota triste a mi parecer... todas las constelaciones que se dibujan en el cielo uniendo estrellas, están a años-luz del lienzo de la tarde y sus colores. Y esto no lo superan ni los poetas ni los matemáticos... ni dejándose caer por la cinta de Möbius.

    PS :D:D y para rematar(me): ahora para demostrar que no soy un robot no me piden que fantasee con una palabra inventada sino con... ¡¡¡números !!! snif...snif...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con F de Framboise: Felicidad de ver que te guste tanto y que me califiques así :D
      Muy triste, sí, ni por la cinta de Möbius :( ni tomando límites al infinito, a veces no hay manera de alcanzar esos cielos.
      Gracias como siempre, y besos de colores!

      PS. Con que fantasees será suficiente, tú no podrías nunca ser robot Fram, hay demasiado cariño y ternura :)

      Eliminar
  2. ¡¡Madre mía Patricia que barbaridad!!
    La tinta mejor esculpida que he podido disfrutar en muuchos días. Es sublime en general, pero es que en cada trozo que se divide se puede trazar una sensación tras otra.
    Ya sabes que me encanta el uso de colores. (¡Qué Renoir todo!)

    La forma no la puedo destacar porque está brillando ahí arriba por sí sola mientras escribo esto. No soy capaz. Así que te destaco las expresiones que te sacas de la manga y que me chiflan:
    "el pasado que estallaba detrás de las pupilas" (yo lo veo muy cinematográfico :-P);
    "ella esperaba con el paraguas cerrado, como una bandera blanca ondeando al viento" (el paraguas cerrado con más movimiento aleteado que hasta ahora ha visto mi mente);
    "mechones de pelo a modo de pincel, acariciando sus facciones y difuminándolas" (belleza de mujer que te atrae como arte de por sí)
    "el mundo se para sólo para los que aman sin condición" (esta frase tiene sabor propio)

    Gracias por compartir estas cosas.
    Merecen ser leídas, recitadas y representadas en la plaza con el color que tú elijas, y ésta, en particular también ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graaaaaaaciaaaaaaaaaas :D me voy a ir a la plaza de Santo Domingo, yo leo y tú tocas el organillo, a ver si nos sacamos aunque sea para pipas, porque para pagar la matrícula de la universidad no nos va a dar jajaja.
      Mi paleta siempre es Renoir, ya lo sabes, que me gustan unas buenas flores :)
      Gracias a ti siempre por leerme.

      Eliminar
  3. Me has recordado una noche que comencé arrojando mi reloj de pulsera lejos en la habitación de un hotel (murciano, por cierto :) Pero yo no salí de amanecida a trazar constelaciones en el cielo, las estuve inventando (y recorriendo) sobre la piel de ella, cada lunar una estrella, durante toda aquella noche sin horas. Y sobre su piel deben seguir, quizás esperado ser reinventadas y rerrecorridas :) Besico desde Aldebarán :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad esta historia no anda tan lejos de eso, sólo hay que leerla entre líneas :)
      Buen hotel ése si era murciano, y buena noche ésa, sinceramente, ¿hay algo mejor?
      :) besicos desde Murcia capital

      Eliminar
  4. A veces son necesarios los finales para exprimir las historias. Y a ese óleo que has pintado no le faltan colores ni pinceladas para lucir tan bonito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mónica :) Supongo que tienes razón, aunque duela tanto pintar esos finales.

      Eliminar
  5. Hermosa y cruel esta parte: "la puerta empezó a temblar, no pudiendo soportar más la presión de retener el mundo ahí fuera por más tiempo[...] Que el mundo se para sólo para los que aman sin condición" ... Grandísimo texto, me ha encantado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, me satisface que te guste :) :)

      Eliminar
  6. Cierto es que el mundo se para sólo para los que aman sin condición, y triste que siempre hay condiciones en el amor...
    Muy bello tu texto Patricia, y muy duro el aprendizaje con el amor.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces esas condiciones aparecen cuando menos las esperas. Gracias Sofya, me alegra mucho que te guste, un beso grande.

      Eliminar
  7. Tal vez, las historias que terminan, lo hagan porque tenemos universos mucho más grandes que dibujar. Eso no quita que duela cerrar etapas, pero lo que no mata, fortalece, aunque el amor trate de matar demasiado a menudo.

    Llegarán nuevos y maravillosos lienzos en blanco en los que dibujar nuevos óleos. Nuevas constelaciones. Quién sabe. Tal vez con quién menos esperamos y eso abre la puerta a todas las posibilidades del mundo.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los lienzos en blanco están en "saldo", que dicen por ahí. Mi próximo objetivo es estudiar astronomía, a ver que constelaciones aprendo a trazar jaja.
      Gracias por tus palabras, como siempre, "maestro".
      Abrazos.

      Eliminar