martes, 11 de febrero de 2014

Reset

Creo que tampoco estoy pidiendo nada del otro mundo, ¿no? Sólo necesito un poco de paz, por favor; de tranquilidad. No estoy solicitando una eutanasia, sólo quiero un sueño temporal, pero uno de verdad, en el que pueda descansar enteramente.

He probado a bloquear el whatsapp, a desactivar mi cuenta de facebook,  desinstalar twitter y cerrar el resto de mis redes sociales. He apagado el móvil y dejado al ipad sin batería, he bajado los plomos y me he metido en la cama tapada hasta arriba. Pero el problema radica en que al disco duro de mi cabeza no se le acaban las pilas y no puede dejar de pensar, de evaluar, de sentir. Este ordenador que es mi cuerpo está agotado de ordenar y de ordenarse; se encuentra bajo mínimos, en números rojos, pero por algún motivo que desconozco, por mucho que note mi cansancio extremo, es incapaz de traspasar ese 1%, aunque la pantalla no tenga ya brillo y pida a gritos con un mensaje de urgencia que me conecte al cargador.
No tengo cargador, al menos no uno que funcione bien. Recupero mis fuerzas con soluciones de poca monta que sólo duran unas horas, pues la energía no es de buena calidad, no es limpia ni renovable, y siento que me contamino por dentro cada vez que intento superar la extenuación con unas horas más de vida (operativa).
Así que, por favor, sólo pido que me dejen reposar y dormir. Suplico una hibernación, quiero poder desconectarme, aunque sólo sea un rato. Necesito que mis circuitos se renueven, que les entre oxígeno fresco y ganas nuevas de respirar. Imploro que mi sistema se pare del todo por unas horas, porque la máquina está llegando a su límite y noto las tuercas chirriar en mitad del conglomerado de aparatos llenos de cables que me rodean, de cables enrollados que no saben donde empiezan y donde acaban, que colapsan los enchufes y calientan el eje eléctrico central.
Esta sobrecarga va a provocar un incendio, el 1% no lo soporta más y manda mensajes de error a cada instante, y por más que se active el modo de ahorro de energía, en estos momentos no hay nada que ahorrar. Las reservas están extintas, las conexiones quemadas, y el piloto de emergencia encendido.

A estas alturas, sólo quiero hallar el manual de instrucciones que me diga dónde está el botón para poner en off está pesadilla y poder parar los engranajes, esperando que a su lado haya una pequeña ranura con la inscripción reiniciar en inglés. Y por más que busco, no lo encuentro.

28 comentarios:

  1. Conozco esa sensación de estar obligado a ser... la vida eres tú, y si no estás, se acabó la vida. Es una contradicción insalvable que, si nos coge sin fuerzas, uno no puede descansar en ningún sitio, porque ni siquiera puede ubicarse a sí mismo. Galeano lo dice mejor que yo: "En esos días, días sin sol, noches sin luna, ningún lugar es mi lugar y no consigo reconocerme en nada, ni en nadie. Las palabras no se parecen a lo que nombran y ni siquiera se parecen a su propio sonido. Entonces no estoy donde estoy. Dejo mi cuerpo y me voy, lejos, a ninguna parte, y no quiero estar con nadie, ni siquiera conmigo, y no tengo, ni quiero tener, nombre ninguno"

    Ojalá pudieras acurrucarte no muy lejos de aquí, descansar y llenar, con la placidez de una sopa caliente en una noche de invierno, la barra de power que te permite desplegar este talento que muestras. Y como una mano tendida hasta la frontera de mi abismo, te digo que por aquí haces mucho bien a quienes intentamos desmadejar todas estas palabras que se nos atragantan y nos aprisionan.

    Besoteee! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder, buasss!!!Menudo fragmento el de Galeano, no lo conocía, no puedo sentirme más identificada, me ha encantado, así como tu reflexión, empatizo totalmente y siento que esas palabras pudieran ser mías, es triste y deprimente, pero es así, a veces uno no sabe ni dónde está ni quiere saberlo ni estar consigo mismo.

      Gracias por esa mano, la recojo desde mi abismo, que aunque estemos rodeados de penumbras consuela mucho leer palabras como las tuyas, y pensar que igual las mías también reconfortan a alguien :) Ojalá pudiéramos encontrar un remanso de paz, no muy lejos, no muy tarde.

      Mil gracias por leerme y por tus palabras de aliento :)
      Abrazo!

      Eliminar
    2. Leí por ahí que, cuanto más se acerca un@ a la luz, más grande se hace su sombra. Y me recuerda a otra frase de Galeano: “uno es tan grande como el enemigo que elige”. Los que enfrentamos la oscuridad, desde la honestidad, tenemos delante al mayor de los enemigos, porque suma nuestro monstruo interno al monstruo que hay ahí fuera. Todo se hace más profundo, pesa más y nos llena de esa mezcla de vértigo y melancolía... Mi única fortaleza reside en valorar esa honestidad: la realidad no me gusta nada pero yo no me miento ni utilizo a nadie para mi beneficio. Aprendí a hacerme daño solamente a mí mismo (y la autodestrucción es un arte :D). Sufro por lo que considero importante: eso me mata y a la vez me hace ser quien soy. Y ver mi sufrimiento en alguien que también se mira en el espejo de la tristeza me da presencia, me lleva a un lugar común, que así tengo la certeza de que existe. Mi “no sé” me tortura, pero sé que hay otros “no sé” que dan sentido al mío. Sigo sin saber la respuesta, pero la pregunta pasa a ser una condena común, una búsqueda, y yo solo me encuentro en los demás “buscadores”... ya sea en una mirada, en una lágrima o en palabras como las tuyas... todas son caminos de vuelta a ese lugar común

      Me gustaría transmitirte la calma a la que llevas con tus escritos... :)

      Abrazo!

      Eliminar
    3. Me la transmites :) a mí me gustaría transmitirte mi agradecimiento, que encontrarse con otros buscadores, como dices, es la mejor de las medicinas.
      Gracias por tus palabras, que calan y ayudan mucho más de lo que crees.
      Abrazo :)

      Eliminar
  2. Es curioso que cuando quieres resetear y limpiar, vas como por accidente y escribies limpio y claro. Sin artificios, pero con la delicadeza y calidad. Cosas del talento ;-)
    Y no por escribir limpio y claro vacías de sensaciones, más bien las has transparentado más aún. Está tan claro que se comenta solo, siento que cualquier comentario que haga a cada palabra lo hará menos transparente.

    Igual no es que estés cansada de hacer cosas, igual es que tienes niebla en las manos ¡sólo
    tienes que soplártelas!
    Igual si hibernas cuando te despiertes sigues igual. Igual solo tienes que cambiar el modo de ver las cosas y de sentirlas. Si no pasas el 1% es porque no estás hecha para parar: estás hecha para mejorar cada día, a tu ritmo, con tu personalidad, no todos los días igual...pero siempre mejorando y a tu alrededor: el mundo te necesita para sentirse y completo.
    No existe el botón de reset en la vida, solo existe el botón de abrazar (a lo bueno porque lo amas y a lo malo para mejorarlo). Y si lo pulsas con pasión, y dándote tiempo para no sentirte agotada, igual ves las cosas con la luz solar que necesitas. No hagas por parar, solo haz por mejorar y hazlo a tu manera, con paz.

    Esto es brillante: ".. pues la energía no es de buena calidad, no es limpia ni renovable, y siento que me contamino por dentro cada vez que intento superar la extenuación con unas horas más de vida (operativa)" ... Solo te digo en cuanto a lo de "operativa" que no te sientas una máquina de hacer cosas porque no lo eres, eres mucho más: todo lo que está destinado a ser una persona (y eso no cabe en ningún manual de instrucciones científico). Las personas no tenemos manual de uso, solo amor y unas manos para crear.

    Sonríe siempre que a la mínima te lo permita el ánimo y se irá la niebla como de repente ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja gracias por tus comentarios de texto, me hace sentir importante JJ jajaja
      Puede que no esté hecha para parar, pero hasta la máquina más potente se agota (o nos agotan, tú lo sabes bien). Un beso grande y que la niebla no nos alcance!

      Eliminar
  3. El mismo extracto de Galeano que te pone Andoni, te iba a poner yo ;)
    Es que a veces... necesitamos desconectar del todo o casi pero al disco duro interno nuestro no hay quien lo desenchufe para bien y para mal.
    A mí, me sirve la Naturaleza, andar y andar lejos de todo y todos. Sólo sus sonidos me sirven. Y me repongo rápido ;)... aunque luego me desgaste igual de rápido :(
    ¡Ánimo, anda!... hay tantas cosas bonitas que mirar y disfrutar allí en el horizonte ;)
    Besote de los grandes... un poco más grande :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siendo como eres, no puedo imaginarte de otra forma que paseando relajada y en off por la naturaleza :) Sin duda es una forma maravilllosa de desconectar. Ahora me dedico a recopilar esas cosas bonitas que están ahí fuera y que me ayuden a buscar el reset.
      Gracias de las grandes y abrazos enormes :)

      Eliminar
  4. Cambia de escenario, de fondo de escritorio, de escritorio. Dónde no quede ni un icono reconocible. Observarte como un software y no como un hardware. Suspenderte, en el aire, sin que nadie te vea, no lo entenderían.
    Limpiate de cabezales y sigue sangrándote textos con este encanto, que por algún lado hay que vaciar la papelera de reciclaje.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso intentaré Rubén, empezar de cero y desde dentro. :)
      El hardware es fácil cambiarlo, el software no se puede modificar tan rápidamente.
      Me alegra que te guste, gracias por leerme!

      Eliminar
  5. A veces, para resetear, basta con encontrar la combinación de teclas correcta.

    Una de esas teclas se ubica en la aceptación de que hay cosas que no vamos a poder cambiar, ya podemos apagar móvil, ordenador o tamagotchi que todo va a seguir igual, lo único que habremos conseguido será cerrar los ojos y eso nunca le trajo tranquilidad a nadie. Al menos a mí no me la trae.

    Sé que encontrarás la combinación, es cuestión de tiempo, la fuerza siempre está en uno mismo, cierta persona sabia me dijo una vez: "hay cosas que sólo puede hacer uno mismo, perdonarse y ser tu mejor amigo" (aunque también es verdad que luego empezó a cantar algo así como "y no estar solaaaaa".)

    El problema muchas veces no es de los estímulos que recibimos, es de la forma en que nos los tomamos.

    Salud y versos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me la trae, porque cerrar los ojos no hace que se cierre la mente ni el corazón. Jajajajaja las canciones son muy sabias, y saben mejor si se tiene un amigo con quien compartirlas y a quien cantárselas imitando una voz grave ;) jajaja
      Gracias por todo Oski, abrazos y versos a la taza.

      Eliminar
  6. Nena, cuantas entradas tuyas con palabras que me hubiera gustado ser capaz de que fueran mías. Y este Reset ha sido ya el remate.Tan diferente edad y tan iguales sensaciones...
    Me gusta muchísimo lo que escribes y como lo haces.
    Y bueno, ese fragmento de Galiano que ha puesto Andoni, ha sido todo un descubrimiento en este momento de mi vida.
    Gracias a los dos.
    Y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) eso me reconforta por un lado, y por otro me apena, pues mis palabras no es que sean siempre las más alegres del mundo, pero compartir sufrimientos y problemas siempre hace que uno no se sienta tan solo, e indudablemente la compañía hace sentir mejor.
      Me hace muy feliz que te guste lo que escribo, y espero que a ti te haga un poquito más feliz leerlo, aunque sea para como digo, sentir que no eres la única, y que saldremos adelante :)
      Gracias a ti! Un beso enorme.

      Eliminar
  7. Genial Patricia!!!!. Lo has descrito perfectamente, conózco esa sensación agobiante pero.....
    yo tengo un sistema infalible, lo llevo practicando muchos años y no puedo vivir sin él.
    Cargo mi mochila al hombro y me largo a recorrer un camino de Santiago de los tantos que hay por este bendito pais. Desaparezco un par de semanitas, camino hasta reventar, y nueva !!!!. Preparada para lo que venga.
    Ojalá encuentres tu Reset particular, mientras tanto te envío un poquillo de paciencia recien salida del horno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme, por enviarme tu paciencia y por tu consejo! :D Lo anoto, el cansancio físico es ideal para sentirse limpia y poder empezar de nuevo, yo no me voy al camino pero intento irme a correr otros, desde luego que ayuda, comprendo muy bien tu método :)
      Gracias de nuevo Clara, un abrazo enorme.

      Eliminar
  8. A veces, cuanto más intentamos una cosa, menos la conseguimos. Como bien dice Clara, has explicado genial esa sensación. Muchas veces es mejor mirar a la cara al agobio, darse cuenta que está y a partir de ahí empezar a funcionar.

    Un abrazo Patricia. Muy bonito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, y sí, reconocerlo suele ser el primer paso a la cura.
      Abrazo grande :)

      Eliminar
  9. Si las mates no fallan, el 1% es infinitamente más que el 0%, Lo importante es no quedarse sin batería. Yo, como Clara, pertenezco a la subespecie "optimista" y en esos momentos de reseteo busco siempre un enchufe al que acoplarme, el mundo (la vida) está lleno de ellos. Solo hay que querer encontrarlos. El visor de carga sube rápidamente: 10%, 20%, etc. Eso sí, me desenchufo cuando llego al 80%, pienso que el 100% es aburridísimo. Me subo en unos momentos al monte caravaqueño en busca de enchufes :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja las mates no fallan, así que supongo que lo peor aún no ha llegado. Últimamente me he dedicado a buscar enchufes y he encontrado varios, tampoco al 100%, eso nunca, que la perfección no existe1 :D
      Me impregno de tu optimismo, muchos besicos enchufados :)

      Eliminar
  10. Resetearse a uno mismo es ardua tarea. En cambio, un día te despiertas y, sin saber cómo ha pasado, empiezas a notar que ya no duele tanto lo que hasta hace poco arañaba las entrañas, que el negro no es el único color de la paleta y que el brillo de los ojos ahora se debe a nuevas ilusiones y no al sabor amargo de las lágrimas. Pero antes de eso está la sensación de implosión (más que explosión) porque hasta después de la peor tormenta...llega la calma.

    un besote, guapetona!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Mónica, en darle colores a la paleta y en mirarse a los ojos uno mismo de forma distinta empieza el nuevo despertar, aunque para ello haya que inmolarse un poquito. Gracias por comprender lo que escribo, ayuda mucho.
      Un abrazo guapa!

      Eliminar
  11. Supongo que llegará el momento en el que tu misma te auto-regularás, eso ocurre cuando ya no podemos más y lo harás de la mejor de las maneras, seguro.
    Es muy fácil identificarse con lo que cuentas en tu texto,.

    Un abrazo enorme maja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Sofya, ese momento a veces casi lo alcanzo y vuelve a desvanecerse, pero supongo que llegará.
      Gracias por estar, un besazo enorme!!!

      Eliminar
  12. Solo la muerte a la que se teme nos debe regalar esa paz, ese yo, ese nadie...
    Espero que no sea así por ahora, y espero que des vueltas y te reinventes en ciclos infinitamente como yo, siempre habrá un 0.5% esperando leer tu 0.1%...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) :) esa será una paz eterna, yo sólo busco una temporal pequeñita, y que un porcentaje quiera leerme me ayuda a encontrarla. Ojalá nos reinventemos infinitamente, abrazo y gracias

      Eliminar
  13. Hoy recordé este texto tuyo... :) maldito botón RESET. Como las mejores cosas de la vida, no existen...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sigo buscándolo... si algún día lo encuentras, avisa eh! :)
      Un abrazo Andoni, gracias por seguir pasándote, y siento mi ausencia

      Eliminar