domingo, 23 de noviembre de 2014

Agujeros de bala

La relatividad de nuestras distancias,
la metamorfosis de los tiempos y los cuerpos.
Antes me abrazabas el alma en carne viva,
ahora en el abrazo suena el metal de las corazas.

Estás lejos, me intento acercar a tientas,
despacio, delicado, sin forzar las rozaduras,
pero en el camino me cojea la herida de la pierna
y el metal hace más ruido.

Llevas puesta tu armadura de malla, tan gris,
y entre su entramado de anillos de hierro y de hielo
intento colar mis suspiros, mis explicaciones,
pero así la piel no se acaricia.

Tu corazón remendado es ahora una fuerza armada
y yo me siento a la vez revólver y agujero de bala.
La lejanía y el miedo en tus ojos de animal amenazado
se clavan en mí como esquirlas de plata.

Encuentro en todas partes los orificios sangrantes,
mi espalda llena de impactos, mis manos inservibles,
las convulsiones, las contracciones, el espasmo final.
Tanta protección no ayuda, sólo rebota y atenaza.

Que si no te quitas ya el chaleco antibalas, me matas.

18 comentarios:

  1. YE CHAVAL, QUÍTATE EL CHALECO PERO YA!!!!, ¿Has probado a ponerlo junto a la chimenea? ¿que no?, tú prueba y verás cómo le sobra todo, jejeje...

    Un besazo!!! Y dadas las horas que son y la comida de hoy domingo...no te voy a comentar naaaada de comida, SI ACASO UNA TISANA DE ESAS, jajajajajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja creo que ya he conseguido abrir el chaleco, la mejor solución fue abrir el mío totalmente y tirar la pistola :)
      Pfff...dada la hora que es ahora mismo lo que necesito es un buen café (y va a tener que ser de máquina, cutre y malillo, ay...)
      Un besazo :D

      Eliminar
  2. Brutal....y hermoso a la vez, vivamos sin chalecos, sin balas, con la piel limpia del amanecer deseado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro, me alegra infinito que te guste, vivamos libres!un besazo

      Eliminar
  3. Patri, ten por seguro que poemas consiguiéndolo, describes mis historias, mis vivencias, mis últimos ires y devenires...lo que yo no soy capaz de plasmar lo plasmas tú... ¿eres quizá un poco bruja?... algunos de tus textos me sirven para entenderme un poco más.
    Gracias.
    Y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambiaré el nombre de la sección y la llamaré Poemando consiguiéndolo jajaja.
      Si soy bruja tú y yo tendremos una telepatía mágica, me alegra mucho que te sirvan, ser útil y que me leas significa mucho para mí, ojalá te ayude en algo.
      Gracias siempre a ti, un besote!

      Eliminar
  4. En general, los corazones remendados son más sabios, más dulces y atentos. No utilizan la fuerza de su experiencia para herir sino todo lo contrario.
    Pero siempre hay excepciones... si es el caso, mejor alejarse. Y bien lejos.
    Las guerras no traen nunca nada bueno. Todo el mundo pierde aunque crea ganar.
    ..."La relatividad de nuestras distancias"... Me suena...
    Besote, Patricia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La experiencia a veces hace más dura a la gente, sí, pero también más vulnerable, no lo sé...
      Me gusta mucho eso: Todo el mundo pierde aunque crea ganar.
      Gracias por leerme y por los consejos, querida Framboise,
      un abrazo :)

      Eliminar
  5. En tu espléndido texto, coraza contra malla, pistola y bala (me ha gustado esta metáfora). Mal asunto. Si yo quiero romper tu malla tengo que empezar por abrir mi coraza, por descorazarme. O tú por desmallarte. Pero el exceso de orgullo no nos deja, esperamos que sea el otro quien empiece a usar el abrelatas. Y así nos vamos oxidando en una cárcel fría por fuera y quizás ardiente por dentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desmallarse vs desmayarse, igual si me desmallo me desmayo también, jaja.
      Me alegra que te guste la idea, y sí, al final es un círculo vicioso en el que ninguno se abre y nos oxidamos, me gusta la metáfora del abrelatas, somos hombres de hojalata!
      Un besico Diego!

      Eliminar
  6. Podría ser un consejo de vida muy pero que muy atinado...Nuestras corazas no nos dejan llegar a lo más profundo y nadar en la superficialidad es tan mediocre...¡Fantástico texto!

    Un abrazo enorme y un besazo Patricia! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo Sofya, el miedo a veces nos atenaza y no nos deja vivir ni sentir de verdad, un abrazo gigante! :)

      Eliminar
  7. Qué bonito, Patricia!
    Deberíamos transitar por la vida despojados de chalecos y armaduras. Ni todas las batallas son la guerra ni todas las balas matan. Y, a veces, son la única forma de tocar un corazón.

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Mónica, estoy muy de acuerdo contigo, si no se deja el corazón abierto no se puede tampoco obtener algo bueno, un besazo!

      Eliminar