miércoles, 19 de octubre de 2011

Me lo merecía

Ni Ley de Murphy ni tonterías. Yo me lo guiso, yo me lo como.
Yo me guiso el añarazo de la frente, los moratones de las piernas, el bulto en la derecha del tamaño de mi estupidez, los ojos hinchados y la nariz llena de mocos. Pero eso no me lo como, por Dios. Yo me guiso también el arrepentimiento y la rabia de lo sucedido, pero no hay forma de digerirlo. Y yo me guiso que no me cojan el teléfono: ¡para adentro también!

Y así fue como me peleé por primera vez conmigo misma, y perdí.

Vuelvo a la cocina, a guisarle a él su comida.
Y yo me guiso que no me cojan el teléfono, cómo era, 017... 018... ¿016? Da igual, no van a cogerlo, no me lo merezco.

2 comentarios:

  1. "Ana tiene un mensaje pintado de azul en el ojo derecho..."

    Cuando alguien golpea a quien dice amar, el planeta se muere un poquito. No entiendo que el amor pueda derivar en estas situaciones, me hace pensar que nunca existió en realidad.

    Que termine esta lacra ya...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa frase de Goñi es espectacular, y yo pregunto: ¿qué tipo de mensajes? Que hay mucho cafre y desalmado suelto... Y no, eso no fue amor.

      Eliminar