miércoles, 12 de octubre de 2011

Random

Encuentra el punto exacto en el que debes parar. 

Cuando las emociones te sobrecarguen, cuando notes que empieza a alejarse tu mente y no puedes controlarla, cuando sientas que estás llegando a esa frontera antes de la explosión, sujeta tu cuerpo justo en ese punto antes de lo irremediable, y no llegues más allá. Detente en seco. Libera de golpe a tus músculos de la tensión y no dejes que tu cabeza quede a merced de la locura.

Encuentra el punto exacto en ti, previo a la tormenta, y desconéctalo.

(Cambios de temperatura, del azul al rojo).

1 comentario:

  1. Umm, muchas veces he pensado que tendría que hacerlo pero hasta la fecha no he sido capaz, soy de desbordar el vaso aunque eso me perjudique a veces. Tal vez a veces incluso disfrute en la tormenta, no lo sé.

    ResponderEliminar