miércoles, 26 de octubre de 2011

Ya a la venta.

Tengo la nariz alargada y no me llamo Inma, ni Ana, ni Marta, ni Sandra.
A veces me llamo Soledad, que también empieza por "ese", pero no sé si cuenta.
Tengo otras cosas grandes, y otras pequeñas, y hay otras cosas que no tengo.
Tendrás que descubrirlas, no lo pone en el envase.
Elige.
Se compra aquí.
Pero no podrás pagar con tarjeta.

2 comentarios:

  1. El random de tu blog tiene manía al 2011 jajaja.

    Creo que la soledad, mientras sea voluntaria no es mala y pasa a ser una compañera útil. La puedes comprar en cualquier tienda, incluso sin salir de casa. Lo malo es tenerla sin quererla, se acumularán las facturas y llegará un momento en que ya no tendrás con qué pagar...Y darse de baja es más complicado que cambiarse de compañía telefónica (al menos en el 2011 lo era jajaja).

    Un besote antiguo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El random de mi blog es un maldito que te lleva a entradas horribles jajaja.
      La soledad voluntaria es necesaria :) el problema es cuando necesitas no sentirte tan solo y los que tienes alrededor no se dan cuenta y no te ayudan a ordenar las facturas.
      Jajaja creo que en el 2014 lo sigue siendo,un beso! :)

      Eliminar