martes, 18 de octubre de 2011

Si fueras a morir mañana, ¿qué harías?

Piensa en ello. Piensa en lo que harías si éste fuera tu último día con vida. Sostenlo en la punta de los dedos, deja que se espese y madure; pero sólo un momento.
Y entonces, hazlo.

Plantéate esto cada vez que puedas, porque así vivirás intensamente, estarás un poco más cerca de tus verdaderos deseos. De la vida de verdad.
Cuando se hunda tu ánimo, cuando se doblen tus rodillas y te falte oxígeno en la cabeza, piensa: ¿qué haría si fuera a morir mañana? Entonces el soplo de aire, color de último día, te llenará los pulmones y te devolverá las ganas de vivir, gracias a la satisfacción de saber, que en realidad, no es el final.

1 comentario:

  1. ¿Sabes? Es curioso, pero cuando tenía 25 pensé que no iba a cumplir los 26, ahora que tengo 26 pienso que no cumpliré los 27 y probablemente si llego a los 27 (que será en menos de un mes), pensaré que no llegaré a los 28. Para algunos es tétrico y pesimista pensar así, a mi me ayuda a no dejar nada para mañana y creo que durante el 2013 he conseguido hacer cosas que ni de lejos habría hecho sin este pensamiento rondándome continuamente la cabeza.

    Todos vamos a morir y hay que aceptarlo. Tenemos la desgracia o la suerte de no saber cuando, lo cual nos obliga a disfrutar al máximo cada día y no perder el tiempo con cosas que nos hagan infelices (aunque sé que es más fácil decirlo que hacerlo).

    ResponderEliminar