sábado, 21 de septiembre de 2013

¿Puedo volver a nacer?

Solía entrar a mi habitación a despedirse de noche, a veces mientras yo estaba sentada en la mesa terminando las tareas o cuando ya me encontraba en la cama. Según la situación, bien cogía un lápiz de color y hacía garabatos en los márgenes, bien sacaba un libro del estante y conversaba con los personajes de los cuentos, o desordenaba estos y los esparcía por el cuarto. Intentaba llamar mi atención pero yo la ignoraba, ajena. Siempre luchaba con mis peluches antes de irse con la cabeza gacha, fingía que la atacaban y los cogía forcejeando y gruñendo, para al final ganar sin excepción la batalla. Hasta que un día la perdió, y mi infancia salió la última noche por la ventana sin que yo pudiera despedirme, como ella tantas veces había intentado. Mi infancia saltó y se destrozó al caer, y ahora camina con un bastón tan viejo como mis dientes de leche; lo sé porque la he visto alguna vez, agazapada detrás de algún juguete roto, rencorosa y triste porque el final llegó de golpe sin darnos tiempo a palabras tiernas de despedida. No comprende que yo no quería decirle adiós.

8 comentarios:

  1. Los peluches tan solo han cambiado el plumaje y ahora son estrofas (en forma de párrafos ahora mismo); lo juguetes no están rotos, ahora son bolígrafos que hacen siluetas (lo que tú ves son pirámides abandonadas que están ahí sólo para decir como un día fueron: el muerto está vivo); la fantasma de dientes de leche es sólo eso: la fantasma de las pesadillas de antes, a la que dejaste atrás y que está resentida (y por eso intenta engañarte disfrazándose de ti en tu infancia).
    Para encontrar a la niña que fuiste solo hay que rascar un poco en tu núcleo y allí está representada como la vida de los faraones en las paredes (porque la infancia es faraona del principio). Tu infancia sigue viva cada vez que mueves un solo dedo, y, aunque a veces no la reconozcas, es ella.
    Y tú sigues ahí.... como decirlo...mmmmm....viva, pero también...mmm...mmm... ON THE RUN!!! :-D
    http://www.youtube.com/watch?v=CozRUofCGSM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una bonita forma de interpretarlo, sin duda, destilas poesía y metáforas ;) Me gusta verlo así, sí, sólo que depende del momento se es más o menos capaz. Re-interpretación introspectiva, gracias por los consuelos y por comentar, por fin :D
      P.D.Colosal canción! :D yeaaah!!!

      Eliminar
  2. Bonita reflexión. Un deseo que siempre surge cuando reflexionas y te preguntas ¿En qué quedó…?

    Me ha encantado, y yo también me pregunto si se puede volver a nacer, pero uno mismo.

    Un saludo
    Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias por tu comentario,me alegra mucho que te gustara. Reflexionar da lugar a demasiadas preguntas sin respuesta y solución...
      Un abrazo y gracias!

      Eliminar
  3. @@ ¿¿¿Volver a nacer??? ¿para pasar otra vez por el trauma del biberón que no llega cuando tienes hambre o el pañal que no te cambian tan rápido como te gustaría? Y otra vez los primeros dientes y la varicela y el llanto del primer día de cole y.... :D
    No, Patricia, yo no te lo deseo. :)))
    Las etapas son etapas, cada una con su encanto efímero PERO la infancia es la única que no se va nunca: se queda dormida en un rincón cuando nota que tú te alejas pero a la más mínima te abraza y te consuela de todo. :)
    Y lo que no será nunca tu infancia es rencorosa y ya verás cómo no se despidió porque en muchas etapas de tu vida volverá a sonreírte: ha sido feliz contigo y tú con ella.
    Y esto no hay saltos ni huesos rotos que lo borre.
    Te lo dice alguien que por números la tiene más lejana que tú a la tuya. ;)
    Besitos de pompas de jabón, oso de peluche y lápices de color.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre sabia y cierta, Framboise, y aunque sé que es cierto lo que dices, y hay partes de esa etapa a las que no quiero volver, no puedo evitar añorar esas facilidades de cuando eres más joven. Pero me encanta lo que dices y cómo lo dices. La infancia nos dio un "hasta pronto" porque siempre puede volver en cierta medida cuando la necesitamos, ¿no? :) :) :) Abrazos llenos de color y cariño. Gracias!!!

      Eliminar
  4. Etapas que pasamos, la infancia tiene sus cosas buenas pero también sus cosas malas. Hubo un tiempo en que pensé que la clave era no crecer, quedarse a vivir en la niñez, pero hoy no pienso eso, crecer me ha aportado muchas cosas que no me hubiera gustado perderme, aunque sea verdad eso de que ahora tenemos muchos quebraderos de cabeza que antes no teníamos...pero bueno, ley de vida supongo :-)

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que el síndrome de Peter Pan...yo quiero crecer, lo que no quiero es envejecer :(
      Por eso mismo, porque no quiero perderme nada... ay
      Un abrazo grande :)

      Eliminar