sábado, 16 de noviembre de 2013

#11 El Juego de Ender. (Biblioteca de cámara)

"Quiero ir a casa, pensó Ender, pero no sé donde está".

En el 99% de los casos, el libro es siempre mejor que la adaptación al cine. Ésta no es una excepción, pero puedo dar gracias a la película porque por ella me animé finalmente a leer el libro antes de que fuera proyectada en los cines. Absoluto éxito de decisión. O no, porque ahora estoy enganchada a la saga.
Dejando a un lado mis problemas morales con el autor, en 1985 nació un universo complejo y filosófico que tiene mucho que enseñarnos y hacernos pensar. Una ciencia-ficción muy distinta que oscila entre la fantasía y la ética como tejidos principales, en una trama que hila muy fino, tan fino que hace falta otra lectura. La segunda parte de la saga, La Voz de los Muertos, requiere al menos tres. No puedo ni quiero decir nada sin desvelar el argumento, a estas alturas casi todo el mundo lo sabrá, pero es un libro para adultos y jóvenes, sobre todo, para reflexionar. Reflexionar muy y mucho sobre los dilemas morales que se plantean, sobre la guerra y la paz, sobre la importancia de las personas y sus acciones y decisiones, sobre la empatía, sobre el amor y el odio, la amistad y las obligaciones, el dolor, sobre la vida. ¿Quién dijo que la ciencia-ficción no es real? Please, read.

—Tenemos que irnos. Aquí soy casi feliz. 
—Quédate entonces. 
—He vivido demasiado tiempo con el dolor. Sin él, no sabré quién soy.



Recomendación: Leerlo a la vez que un gran amigo con quien merezca la pena comentarlo más que con nadie, devorar el libro en dos días y después correr al cine el día del estreno, sonreír al ver a gente que debió leerlo en el 85, salir del cine y criticar la película como si no hubiera mañana, empezar el siguiente libro y engancharse a una saga que te haga suspender todos los exámenes. Hecho ✓

No hay comentarios:

Publicar un comentario