martes, 12 de noviembre de 2013

Gravedad cero

- Pasarán más años, mil años, e igual sentiré que el tiempo se ha detenido aquí. Que vuelvo a tener miedo, más miedo, y no sé a quien voy a acudir entonces, estoy perdiendo mi gravedad.
- Estaré, para lo que necesites.
Los pasos se desvanecieron a lo lejos por la calle.
- Te necesito a ti.

4 comentarios:

  1. Todos nos necesitamos unos a otros pero no es bueno necesitar a alguien hasta el punto de detenerse más allá que algun tiempo: el tiempo necesario para tomar impulso y volver a andar, aunque sea solo, a nuestro paso... que depende de nuestro peso. ;)
    Besotes grandes. Y una sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente tienes razón, estos personajes de cuento que se me ocurren, no tienen sentido eh? Ni que esto pasara en la realidad :) El enamorado toma nota de tu consejo, esperemos que sepa hacerte caso!!! Un beso enorme mi consejera sabia :)

      Eliminar
  2. Historia triste como los pasos yéndose que se le van. La gravedad pesada de los sentimientos puede ser cruel porque es subjetiva como lo es la lluvia.

    PD: que llueva o no es lo de menos en el relato porque la lluvia va por dentro.

    Breve e intenso. Enhorabuena: la habilidad te ha salido por la tinta ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lluvia va siempre por dentro y nos llora demasiado ;) gracias muchas, gravosas, me alegra que te haya gustado. La intensidad del amor es lo que tiene.

      Eliminar