domingo, 17 de noviembre de 2013

La segunda huida

"La herida es poca cosa, pero luego llega siempre el dolor, su abstracta maquinaria, para marcar a fuego nuestra vida, y el humo de ese fuego es lo que somos."
Felipe Benítez Reyes.


Cae la tarde mientras avanza el vagón por las vías de hierro; cada vez anochece más pronto, fuera y dentro. Las locomotoras ya no escupen humo, pero otro fuego está ardiendo. Por la ventanilla se ve otro tren pasar en sentido contrario. Se aleja. Se desvanece. Se fue.

Mañana dice el mundo que la necesita. Ella contesta que no va a estar. Que ya le da igual que le pongan falta, que la expulsen de donde quieran, Eva y Adán hace tiempo que se fueron del paraíso. 
Mañana insiste el mundo en que la necesita. Pero ella ahora sabe que está perdida. Le dice que lo siente, pero que va a fallarle. Cierra los ojos y se apagan las galaxias de su mirada. Una estrella muere en el cielo. El mundo decide dejarla sola.

Huele a viejo y a usado el asiento, su propio olor se mezcla y se carcome. Poco a poco la máquina avanza, la oscuridad la alcanza, y ella se funde con la tela, se mimetiza con el abrigo, se hace un ovillo y su cabello asoma por el cuello como una madeja de lana. Piensa en que podría tejerse una funda para el corazón, el invierno se acerca, cada vez tiene más frío. Piensa en la escarcha y en los calores capaces de fundirla, y decide dejar de pensar y de hacer inventarios.

Han llegado a la estación antes de lo previsto, los viajeros recogen sus pertenencias, bajan, se reparten abrazos y besos, se comparten sonrisas. Qué difícil es a veces entender las cosas sencillas. El viaje ha sido corto, ni siquiera quedaron huellas.
Ahora, ella es ella y su maleta. El próximo tren irá mucho más lejos, será quizás un transiberiano, será quizás otra huida.

6 comentarios:

  1. A veces hay que huir...

    Un abrazo Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y antes de que sea tarde. Gracias por leerme Sofya, abrazo de vuelta :)

      Eliminar
  2. Siempre somos "ella y su maleta" pero lo peor es cuando el tren se queda en una vía muerta.
    ¿que no funciona el tren?... pues, andando. ;) lo importante es viajar.

    Besos, viajera :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es estar en movimiento, sí :) No nos cortarán las alas ;) Besos de viaje de vuelta :))

      Eliminar
  3. Mañana el mundo no se cansa de gritar que la necesita, aún a riesgo de hartazgo,
    porque el importante para el mundo de una manera única.

    No es que el mundo decida dejarla, es más bien al revés más una emoción peligrosa.

    Lo de que vaya cayendo la tarde de esa manera cada vez más se arregla con la Navidad de cada día.

    Me encanta lo de que "su propio olor se mezcla y se carcome": me lleva a esa sensación
    de falta de cambio que tengo en las sensaciones de los recuerdos y que me gusta cambiar.

    También me encanta como asoma el cuello con el cabello como la lana, pero más viva.

    ¿Ella se hace un ovillo de esos que da gustico? Quiero creer que sí, que es un ovillo relajado.

    Lo de la funda para el corazón me supera como lector, lo admito. Prefiero acercarme al invierno
    gustándome el aire puro de frio simplemente por la piel, pero sin resfriarme.

    Yo también he decidido dejar de pensar así de invierno malo, ojalá lo consiga.

    Ojalá el viaje al final resulte corto y quede la paz. Y ser solo ella y su maleta.

    Aunque prefiero no pensar en como será un próximo viaje. No creo que exista algo más lejos,
    sino más dentro de lo puro del alma con corazón.

    Huyo a la paz.

    PD: buen texto, como lector me ha llegado con imágenes claras, simples y profundas. Ha sido
    un viaje reconfortante ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que el mundo decida dejarla, es más bien al revés más una sensación peligrosa... TOUCHÉ.
      Creo que me dispuse y me dispongo a dejar al mundo, escondida en un vagón de tren y arrebujada hasta que el invierno acabe. Sólo necesito a mi maleta y por supuesto a mí misma.
      Gracias por leerme y por analizarme, como profesora de doy un 10, como escritora de pacotilla un 20. No hay nada mejor que otro que te lee disfrute con tu viaje. Gracias por leerme y viajar con mis palabras JJ. Paz!

      Eliminar