sábado, 2 de noviembre de 2013

Champiñones

Todos los sábados el mundo te amanecía como un champiñón, blanquita, suave y aterciopelada. Removías las sábanas como limpiando telarañas y aparecías con tu pelo hecho selva. Yo estaba ya despierto, deshojándole rayos al sol. Era nuestro día compartido de la semana, tú te levantabas pletórica y yo me insuflaba de ti. Desayunábamos rápido y salíamos al bosque. Danzabas con tu cesta entre los árboles, mirando los colores otoñales en las hojas y en la tierra, recolectando algunas para tu colección. Yo te miraba a ti y a tus pies bailar caminando, y cuando entre ellos se cruzaban las raíces nudosas prestaba más atención. Descubría entre ellas los frutos del otoño, te los señalaba y tú te inclinabas para recoger los hongos. Tu mano delicada se fundía con la tierra y se volvía naturaleza. Respirabas verde y espirabas oxígeno. Sentirse vivo era una obligación allí. Después de algunas horas volvíamos a casa con la cesta hasta arriba, te dirigías al fregadero y limpiabas la cosecha con tus manos. Yo me acercaba a ayudarte, me añadía a tus manos y entre ellas, convertidas en terciopelo, se colaba la suavidad de las setas, el agua quitaba la suciedad y dejaba una combinación mágica entre tu piel y la piel. Habría podido quedarme así para siempre, con nuestras manos juntas bajo el agua, convirtiéndonos en uno de la forma más pura posible.

7 comentarios:

  1. El compartir quehaceres sencillos y cotidianos puede ser una de las mejores comunión de las almas. La dulzura del otoño. Me gusta respirar verde y hundir las manos en la tierra :)
    ¡qué bien huele el otoño en tu rincón, Patricia!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Te decía ayer (en un comentario que ha desaparecido) que en el realizar juntos pequeños actos sencillos reside muchas veces la comunión más profunda. El otoño es luz suave.
    "Respirar verde y expirar oxígeno" a eso deberíamos aspirar todos, en todos los niveles.
    Como siempre, un placer leerte. :)
    Un montón de besos, Patricia-lechuza. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Framboise, no desapareció! Es que me vi obligada a poner moderación de comentarios después de algunos un poco indeseables que aparecieron :( Millones de gracias a ti por los tuyos, eres un Sol de Otoño, tu luz no es suave sino fuerte y cariñosa, muchas gracias. Me alegra que te transmita un poco de mis oxígeno y de mi verde mis textos, es un placer saber que me lees. Feliz mes de noviembre Framboise :) Un abrazo enorme.

      Eliminar
    2. Upssss... Es que soy una impaciente y a veces torpe y creo enviar y no lo hago.
      Perdona la repetición. :)
      Una pena lo de los comentarios desagradables y que justifica la moderación. :(
      Feliz noviembre para ti también :) Florecen los crisantemos que lejos de ser una flor triste son una preciosidad tanto por su forma como por su color.
      Un abrazo muy grande también, poeta.

      Eliminar
    3. No te preocupes,a mí también me pasa! ;) Estoy de acuerdo, cualquier flor es maravillosa. Te dejo esta canción y un beso enorme :D http://www.youtube.com/watch?v=tVxLQppfnds

      Eliminar
  3. Piel, tierra, raíces que hacen crecer vida de la tierra gracias solo al Sol y al aire que el Sol quemó.
    Sentir que todos los días pueden ser el sábado que dices si encuentras el modo de mirarlos cada uno como se necesita.
    Sentir el Sol porque vivir es posible y que es posible porque ahí está todavía el Sol.
    Sentir al leer esto que la vida que surge de la tierra y la piel que nos cubre son hermanas porque son de lo mismo.
    Gracias por escribir así ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme :))) y por añadir reflexiones tan llenas de vida y de verde y de ozono ;) ojalá hubiera por aquí un bosque así al que ir los sábados, iremos reflexivamente ya que no queda otra ! ;) thank you Sun!

      Eliminar