jueves, 4 de agosto de 2011

De cables y acero.

Máquina autómata que dice palabras huecas de miedo y silencio.
Amasijo de hierros que programó un ciego falto de oídos y de corazón.
Engranaje de tuercas que ya no dan vueltas porque les falta el aceite, la sal y el limón.
Cacharro con tapas y nariz de hojalata que chirría en clave palabras... de miedo y silencio.

1 comentario:

  1. Pero por suerte, tu máquina nunca llegará a esos extremos :-) Yo lo sé.



    ResponderEliminar